Marcos Ruiz e Irene Blanco levantan a pulso sus títulos de campeones de España de Halterofilia

16 | 11 | 2020
Halterofilia | Varios deportistas
Marcos Ruiz e Irene Blanco levantan a pulso sus títulos de campeones de España de Halterofilia

Los becados Podium Marcos Ruiz e Irene Blanco fueron los dos grandes protagonistas del Campeonato de España de Halterofilia, celebrado el pasado fin de semana. Ambos lograron imponerse en sus respectivos pesos, pero además Ruiz obtuvo un nuevo récord nacional y Blanco la triple corona de oro.
 
Esta vuelta a la gran competición tras el parón por la pandemia de llevó a cabo en el polideportivo San Francisco Javier de A Coruña. El torneo se disputó entre grandes medidas sanitarias por la crisis del Covid-19, como la restricción de un máximo de cincuenta participantes por sexo y la limitación de 30 seguidores en las gradas.
 
El sábado se celebró la prueba masculina, en la que el catalán Marcos Ruiz se convirtió en el español que más peso levanta en arrancada (181 kilos), para instantes después volver a batir esa marca y establecerla en 185 kilos. Tras quedarse en 216 kg en dos tiempos, también logró el récord de España en el total olímpico con 401.
 
Estos resultados hicieron que Ruiz se alzara como campeón de España absoluto con la mejor marca de la competición. Compartió podio con el andaluz David Sánchez y el canario Acorán Hernández. El primero, de hecho, entrena junto a Marcos en Madrid, que considera que “gracias a nuestros piques sanos nos motivamos mutuamente y llegamos muy bien al campeonato”.
 
Preguntado por sus sensaciones durante la competición, el haltera catalán explica que entre agosto y septiembre se encontraba preparando el Campeonato de Europa, que a la postre se suspendería. En vez de irse de vacaciones, “seguí entrenando, porque me veía fuerte y no quería echar por tierra el trabajo realizado”. El secreto de su éxito, explica, se debe a que “como no tenía otras competiciones este año, me puse el objetivo de hacerlo lo mejor posible, pero sin presiones”.
 
En la jornada del domingo se celebró la prueba femenina, y en ella Irene Blanco -de 18 años- se colgó los tres oros de su categoría (87 kg). Levantó 90 kilos en arrancada y 110 en dos tiempos, lo que supone un total olímpico de 200. Estas son unas marcas muy parecidas a las que le dieron el título de campeona del mundo sub-17 hace dos años (91, 102 y 203).
 
No obstante, este campeonato fue una sorpresa para ella. "Tenía unas expectativas bajas porque me hice daño en la rodilla el miércoles entrenando y el viernes me hicieron una infiltración. No sabía si iba a competir y me voy con seis válidos y 110 y 200 de total olímpico", declaró la deportista coruñesa.