Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro Sitio Web. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.
Hípica

La armonía entre dos seres vivos, hombre y caballo, dan como resultado una perfecta simbiosis donde la confianza y la precisión toman su máxima expresión. Eso es la hípica, un deporte único porque posee la particularidad de que los hombres y las mujeres participan juntos y sin división por sexo.

La hípica como unión entre el hombre y el animal tiene sus orígenes en las primeras tribus nómadas que domesticaron a los caballos, hace más de 6.000 años. Los fines de esa domesticación eran meramente alimenticios: el hombre se valía de la rapidez del caballo para dar caza a las presas más escurridizas. Con el surgimiento de la agricultura el hombre se hizo más sedentario, y el caballo pasó a un segundo plano. Pasaron muchos años hasta que el hombre por fin se dio cuenta de la utilidad del caballo para agilizar los procesos de producción, usándolo como elemento de trabajo. Al mismo tiempo, la comunión entre ambos seres vivos también crecía en otros ámbitos, como el militar; y es que las caballerías ya eran muy comunes en los ejércitos persa y griego. 

Leer másmenos